Loading...

ALCALÁ SUBASTAS

C/ Nuñez de Balboa 9. 28001 - Madrid, España
info@alcalasubastas.es  |  Tel. (+34) 91 577 87 97
www.alcalasubastas.es

0466

Precio de salida: 25.000€

FRANCISCO RIZI (1614 - 1685)
Las tentaciones de San Antonio

Óleo sobre lienzo. 170 x 130 cm.

Inscrito en el reverso: "D. Alonso Venegas redifico esta Yglesia y dio estos quadros año de 1749".
San Antonio Abad (Egipto, 251–356), fundador del movimiento eremítico, es el primero de los ermitaños. Según describió la Vita S. Antonii de Atanasio y, probablemente mucho más fantasiosamente, la Leyenda Dorada de Jacobo de la Vorágine, debió resistir durísimas tentaciones y ataques del demonio, y en esta situación aparece frecuentemente en la historia del arte. Rizi lo representa mirando al cielo, hacia una Cruz superior por donde entra la luz, entre dos tipos de imágenes: a la izquierda, dragones que expulsan fuego por la boca, monos y un sapo gigante, animalejos cuya sola visión evoca las fuerzas del mal; y a la izquierda, dos figuras femeninas que representarían la lujuria y la vanidad, lo falso del mundo, de alguna manera..

INTRODUCCIÓN:
Francisco Rizi es, sin duda, uno de los grandes maestros del barroco español. Hijo de Antonio -venido al Escorial con Federico Zúcaro- y hermano de Fray Juan Andrés, se educó con Vicente Carducho, de quien llegó a ser uno de los más aventajados discípulos. Colaborador con Cano, Arias, Leonardo o Polo, sus primeras obras muestran la lógica deuda con los modelos naturalistas de su maestro, para ir poco a poco despegándose de ellos y buscando un lenguaje propio, de pleno barroco, cargado con un movimiento y expresión nuevos, siguiendo de cerca los ejemplos directos de Rubens y de Tintoretto, fundamentalmente. Nombrado pintor del Rey en 1656, para darnos cuenta de la talla de su pintura, quedaría mencionar algunos de sus discípulos: Antolínez, Escalante y Claudio Coello.
Los lienzos que presentamos, probablemente realizados en la década de 1670, son verdaderamente excepcionales no sólo por el tamaño y composición de los mismos sino sobre todo por la libertad, soltura y vibración de su pincelada, y un refinamiento verdaderamente sorprendente de colores, que muestra a las claras su filiación. Teniendo las mismas medidas y la misma procedencia, si hacemos caso a la inscripción en el reverso que habla de que "D. Alonso Venegas redifico esta Yglesia y dio estos quadros año de 1749", debemos pensar que pertenecerían a un mismo retablo probablemente. La conexión entre los santos representados, Jerónimo y Antonio, no está clara salvo que ambos se retiraron al desierto y ambos sufrieron pacientemente. En 1650, Rizzi pintó el retablo del Convento de la Paciencia de los Capuchinos de Madrid, para cuyo altar pintó el conocido e impresionante Expolio (1651) y una Inmaculada, entre otras obras. Quizá formaran parte del retablo de la Capuchinas de Plasencia, firmado en 1678, o de otro cuya existencia ignoramos.

Actualizamos los catálogos de las subastas y las noticias más destacadas cada semana. Si no quieres perderte nada síguenos a través de la newsletter o en las RRSS: